junio 19 2018 0Comment

Moritz reinterpreta la clásica Flammkuchen este San Juan

Jordi Vilà, el chef de la Fábrica Moritz Barcelona con una estrella Michelin, ha adaptado la “pizza alsaciana” añadiendo ingredientes tradicionales de la verbena


Barcelona, XX de junio de 2018. El director gastronómico con estrella Michelín de la Fàbrica Moritz Barcelona, Jordi Vilà, ha preparado una receta especial para celebrar la verbena de San Juan: una Flammkuchen con chicharrones y piñones.


Se trata de una pizza de origen alsaciano, la región francesa de donde llegó Louis Moritz, el maestro cervecero que fundó la cerveza más antigua de Barcelona que todavía se encuentra en el mercado, en 1856. Moritz quiere representar la unión entre las tradiciones alsaciana y barcelonesa con una adaptación de este alimento a la celebración de San Juan añadiéndole ingredientes tradicionales de la verbena
(como los chicharrones y los piñones).

Esta flammkuchen especial San Juan se podrá degustar sólo los días 23 y 24 de junio en la cervecería de la Fàbrica Moritz Barcelona. Pero la coca tampoco faltará, en la Moritz Store se podrán encontrar 3 variedades de coca de San Juan firmadas por Triticum: la clásica coca de crema o fruta y una coca con crema de limón quemada.


Moritz se prepara así para la llegada del verano y de la verbena de San Juan. Este año, en la Moritz Store se podrá adquirir el Pack de San Juan con tres de las cervezas insignia de la cervecera barcelonesa: la Moritz Original, la Moritz Epidor y la Moritz Red IPA. Estas se venderán, además, frescas, sin pasteurizar y creadas in situ, en la Fábrica Moritz Barcelona.


SOBRE MORITZ BARCELONA
Moritz es la cerveza más antigua de Barcelona que todavía se encuentra en el mercado, concebida por Louis Moritz hace más de 160 años. Instaló su cervecería a Ronda Sant Antoni y esta fábrica de cerveza sigue siendo un punto de encuentro en Barcelona y es parte de su historia. La quinta y sexta generación de la familia sigue convirtiendo a la marca a un icono de la ciudad de Barcelona. Gastronomía, cultura, diseño, historia y buena cerveza se reúnen en unos espacios que mezclan tradición y modernidad: la Fábrica Moritz Barcelona y el legendario bar El Velódromo.