agosto 03 2019 0Comment

Moritz 7, medalla de oro en el World Beer Challenge 2019

  • Tras su lanzamiento en el mes de mayo se premia el carácter y sabor intenso de esta última creación.
  • Con estos galardones, Moritz se convierte en la cervecera catalana que logra los principales reconocimientos en el certamen.

 

Barcelona, 22 de julio de 2019. Moritz 7 ha obtenido el máximo reconocimiento en el certamen cervecero World Beer Challenge. A esta medalla de oro, Moritz suma otro oro alcanzado por la Moritz Red Ipa y las dos platas conseguidas por Moritz Original y Moritz Epidor. Con estos galardones, Moritz se convierte en la cervecera catalana que logra los principales reconocimientos en el certamen.

A este certamen, celebrado en la localidad portuguesa de Estoril, se presentan más de 700 cervezas de todo el mundo, y solo una veintena se hace con la ansiada medalla de oro.

 “La innovación está en nuestro ADN”, explica Sergi Martínez, director de marketing de Moritz.Innovamos desde la tradición revisando estilos y recuperando historias, y este reconocimiento de nuestros dos últimos lanzamientos y de dos de nuestras cervezas más icónicas confirma que estamos trabajando en una buena dirección y con la misma pasión con la que comenzamos”.

Sobre Moritz Red Ipa: un oro a la innovación

Moritz Red IPA es el resultado del primer trabajo de los maestros cerveceros en el Moritz Beer Lab, el proyecto I+d+i de Fábrica Moritz Barcelona, donde los maestros cerveceros pueden dejar volar su imaginación y aplicar todos sus conocimientos cerveceros elaborando cervezas sorprendentes que se sirven frescas y sin pasteurizar y que cambian cada tres meses aproximadamente. En este contexto nació Moritz Red IPA que se ha incorporado al portfolio de referencias permanentes de la cervecera.

Sobre Moritz 7: carácter 100% malta

Moritz 7 es la última creación de Moritz. Una cerveza 100% malta con un sabor intenso y gran equilibrio entre su amargor y el tostado de los cereales. Para hacer esta cerveza se ha recuperado el malteado tradicional tipo “kilning”. En este proceso la malta de cebada se cura profundamente a unos 90ºC en un solo paso para dotarla de un carácter genuino. Su color dorado envejecido ya denota que se trata de una cerveza con mucho sabor y su persistencia en boca no dejará indiferente a nadie.